¿Quieres que te llamemos?

Nosotros te llamamos
7 enero, 2020

Si estas Navidades no has seguido tu dieta normal y te has pasado con los turrones… ¡es hora de depurar tu organismo!

Ya han acabado las fiestas navideñas y con ellas las comilonas y la ingesta excesiva de azúcar y alcohol, ahora toca volver a la dieta normal.

Para darle una ayudita extra a nuestro cuerpo para que pueda desintoxicarse más rápido, podemos añadir caldos o infusiones depurativas a nuestra dieta. Como el año pasado te dimos la receta de la crema desintoxicante de apio, este año te enseñamos a hacer una infusión de jengibre para que tengas varias opciones.

Algunos beneficios del jengibre

  • Favorece la digestión
  • Posee propiedades antiinflamatorias
  • Reduce los gases
  • Facilita la eliminación de toxinas
  • Es bueno para tratar los mareos y las náuseas
  • Alivia resfriados y fiebre
  • Disminuye la congestión y refuerza el sistema inmunológico

Cómo preparar la infusión de jengibre

Ingredientes:

-Jengibre fresco

-Limón (opcional)

-Agua mineral

Pon agua a hervir y añade dos rodajas de jengibre, apaga el fuego y deja reposar 5 minutos.

Si te apetece, échale el jugo de medio limón (recomendado). Si quieres endulzar un poco la infusión, puedes añadirle una cucharadita de miel.

A tener en cuenta

Como máximo puedes ingerir 3 tazas diarias de infusión de jengibre, dado que en dosis altas puede llegar a producir molestias intestinales como gastritis.

Esta infusión no deben ingerirla personas con gastritis, reflujo, úlceras gastroduodenales o hipertensión.

En niños y embarazadas o madres lactantes, no se recomienda su ingesta.

Si has cometido muchos excesos, también puedes seguir una dieta depurativa durante un par de días, aunque siempre recomendamos que acudas a un profesional de la nutrición para que te elabore una dieta personalizada.