¿Quieres que te llamemos?

Nosotros te llamamos
10 julio, 2017

Drenaje linfático manual, conoce sus efectos y en qué casos está indicado

 

El drenaje linfático es una terapia manual muy suave enfocada en ayudar al sistema linfático a depurar toxinas y a eliminar líquidos, consiguiendo así mejorar la circulación sanguínea.

Empecemos viendo qué es el sistema linfático y qué trabajo desempeña en nuestro organismo.

 

El sistema linfático

El sistema linfático es un sistema complejo que forma parte del sistema circulatorio y se compone de una red de vasos muy finos que se extienden por todo el cuerpo.

A través de los vasos linfáticos circula la linfa o líquido linfático, encargada de arrastrar los desechos que quedan atrapados en los tejidos hasta el torrente sanguíneo para poder eliminarlos a través de la orina, el sudor y las heces.

A lo largo del recorrido de los vasos linfáticos se encuentran los ganglios linfáticos, que son los encargados de filtrar el líquido linfático a medida que éste pasa por ellos.

Están repartidos por todo el cuerpo y son más numerosos en el cuello, las axilas y las ingles.

 

drenaje linfático

Foto de archivo

 

El sistema linfático ayuda a combatir infecciones

El sistema linfático ayuda a producir anticuerpos para el sistema inmunológico, tales como linfocitos y monocitos (glóbulos blancos).

Los glóbulos blancos son las células sanguíneas encargadas de iniciar la respuesta inmune, defendiendo al organismo de virus, bacterias y sustancias extrañas.

 

El sistema linfático filtra la sangre

El órgano encargado de realizar este  trabajo es el  bazo, donde se filtra la sangre para destruir las células viejas y sustituirlas por células nuevas.

El bazo también filtra virus y bacterias e incluso otras partículas o sustancias extrañas encontradas en la sangre.

 

Resumiendo, el sistema linfático es el encargado de desintoxicar el organismo y de mantener en buen estado el sistema inmunológico.

Elimina las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del organismo, por lo que si no funciona bien, el líquido se acumula en los tejidos y causa inflamación (linfedema).

 

Cuando el sistema linfático no está funcionando adecuadamente puede darse:

  • Inflamación de los ganglios
  • Retención de líquidos (edema)
  • Mala circulación venosa
  • Infecciones recurrentes
  • Estreñimiento

 

¿Qué puede causar el mal funcionamiento del sistema linfático?

  • Sedentarismo
  • Mala alimentación
  • Alimentos tóxicos o con pesticidas
  • Contaminación ambiental
  • Cirugías y traumatismos

 

 

Con el masaje de drenaje linfático estimulamos y activamos la linfa para que pueda liberar toxinas.

 

 

 

El Drenaje Linfático Manual

El principal objetivo del drenaje linfático es activar la circulación de la linfa, para que no se estanque ni se sature de sustancias de desecho. El drenaje linfático favorece el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos.

El drenaje linfático se recomienda cuando el sistema linfático no actúa correctamente y empiezan a aparecer ciertos síntomas, como hinchazón, retención de líquidos, estreñimiento, etc.

Las aplicaciones más usuales del drenaje linfático se dan por retención de líquidos, piernas cansadas, celulitis, mala circulación sanguínea, edemas postoperatorios, edemas por traumatismos, tratamiento de cicatrices postoperatorias, etc.

 

Beneficios del drenaje linfático:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática
  • Regula el equilibrio hídrico del organismo
  • Desintoxica el organismo
  • Estimula el sistema inmunológico, por lo que aumenta las defensas
  • Estimula la función renal
  • Reduce la inflamación
  • Tiene efecto calmante y relajante, por ello se recomienda en personas que sufran estrés
  • Mejora la vascularización en las miofibrillas musculares

 

Contraindicaciones

A la hora de recibir un drenaje linfático existen algunas contraindicaciones como pueden ser:

  • Infecciones agudas
  • Hipotensión
  • Tiroidopatias
  • Edemas linfodinámicos
  • Neoplasias malignas (cáncer)
  • Dolencias pélvicas
  • Asma bronquial
  • Flebitis, trombosis o tromboflebitis en curso.
  • Posterior de la tromboflebitis y trombosis
  • Edemas por una insuficiencia cardíaca congestiva

 

 

¿Cómo tiene que ser una sesión de drenaje linfático manual?

Una sesión de drenaje linfático manual debe durar entre 45 minutos y una hora, con movimientos suaves y rítmicos, siguiendo la dirección de los vasos linfáticos.

 

Disfrutar de esta relajante terapia es beneficioso para cualquier persona, padezca o no alguna patología de las mencionadas más arriba. Después de un drenaje linfático manual notarás que tu cuerpo pesa menos y tendrás una agradable sensación de relax, es también una buena terapia anti estrés.

Si aún no lo has probado, ¡anímate y pide tu cita!

Publicado en Salud y Bienestar