¿Quieres que te llamemos?

Nosotros te llamamos
2 enero, 2018

Aumentar tus defensas es muy fácil si sigues ciertas pautas ¡sigue leyendo!

Seguro que con la llegada del frío, y en especial del primer constipado, piensas en la forma más rápida de aumentar tus defensas. Debes tener en cuenta que tienes que reforzar tu sistema inmune a diario, no sólo antes del cambio de estación o cuando ya has caído en las garras de la gripe.

Con un sistema inmunológico fuerte tu organismo es capaz de lidiar contra virus, bacterias y otros microorganismos.

Tu alimentación, salud física y mental y un buen descanso, entre otras cosas, será lo que defina el estado de tu sistema inmunitario.

La gran cantidad de tóxicos en el ambiente en el que vivimos hace que nuestro sistema inmune se resienta y se vaya debilitando a un ritmo muy elevado. Para evitar que esto pase te recomendamos seguir unas pautas para ayudar a tu organismo a mantenerlo fuerte.

 

¿Qué puedes hacer para aumentar tus defensas?

Vamos a indicarte unas sencillas pautas para que mantengas fuertes tus defensas.

 

Alimentación variada y equilibrada

Para aumentar tus defensas lo más importante es llevar una buena y variada alimentación, lo más natural posible. Es esencial el consumo de frutas y verduras frescas de temporada y grasas saludables como frutos secos.

Una dieta baja en grasa saturada ayuda a disminuir posibles infecciones. Las grasas buenas que debemos consumir, aunque siempre con moderación, son las monoinsaturadas como por ejemplo aceite de oliva, frutos secos o aguacate y las poliinsaturadas, aceites vegetales o pescado azul.

En tu dieta diaria no deben faltar proteínas, muy importantes para el mantenimiento  de las células de tu sistema inmune, las cuales ayudan a crear anticuerpos. Cuando no se consumen suficientes proteínas, el cuerpo las coge del músculo y por lo tanto perdemos masa muscular.

Algunos alimentos que te pueden ayudar a reforzar tu sistema inmune son:

  • Miel
  • Ajo
  • Cebolla
  • Jengibre
  • Cítricos
  • Ginseng
  • Té verde
  • Equinácea

 

Estómago sano

También es muy importante tener un estómago fuerte y sano, dado que un estómago  débil y/o inflamado puede ocasionar un descenso de las defensas de tu organismo.

 

Un buen descanso

Para que nuestro organismo descanse y se reponga adecuadamente es primordial dormir bien.
Ten en cuenta que el consumo de excitantes y cafeína en exceso puede ocasionar insomnio y por lo tanto debilitar tu sistema inmune.

 

Una buena hidratación

Como hemos mencionado en otros artículos, es imprescindible estar bien hidratado para mantener sano tu organismo.
Los fluidos corporales necesitan de una buena hidratación para transportar nutrientes y arrastrar toxinas para eliminarlas, por ejemplo a través de la orina. La ingesta mínima recomendada es de dos litros de agua al día. Y además te recomendamos empezar el día con un gran vaso de agua en ayunas.

 

Evita el estrés

Según cómo respondas a las situaciones de estrés afectará más o menos a tu salud en general.
El estrés crónico podría llegar a causar problemas serios de salud, como aumento de la presión arterial, alteración del sistema hormonal, etc. llegando a afectar al sistema inmunitario.

 

Ejercicio físico

El sedentarismo, falta de actividad física, puede llegar a disminuir considerablemente las defensas de nuestro organismo, por ello se recomienda una práctica deportiva moderada para mejorarlas.

El sistema inmunológico es la barrera de seguridad de tu cuerpo por lo tanto debes mantenerlo fuerte y sano para evitar enfermedades.

 

Publicado en Salud y Bienestar